• El Gobierno de Juanma seguirá apostando por la protección de esta especie, centrando su esfuerzo para lograr que de forma definitiva el lince sea una especie fuera de peligro
  • El proyecto Life Lynxconnect es uno de los pilares de la política de conservación y protección de las especies amenazadas del Gobierno andaluz

El PP de Andalucía celebra la noticia de la acreditación por parte de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en la que el lince ibérico deja de ser una especie en peligro de extinción. El lince pasa a catalogarse como especie vulnerable, una denominación que alude a animales que siguen amenazados pero el riesgo de extinción en la naturaleza no es inminente.

La población de la especie en los últimos años no ha dejado de crecer, de los 94 ejemplares (2002), que se concentraban en el parque nacional de Doñana y las sierras de Andújar y Cardeña (Sierra Morena), a más de 2.021 individuos en 2023. El lince se trata de la primera especie que desciende dos categorías de amenaza en dicha lista en tan solo 21 años, todo un ejemplo para salvaguardar especies en Europa.

La mayoría de los ejemplares (85,5%) se encuentra en España localizados principalmente en diez núcleos de Andalucía, ocho en Extremadura y seis en Castilla-La Mancha. Esta expansión desde Andalucía se ha logrado gracias a las acciones puestas ne marca por el proyecto ‘Life Lynxconnect’

El consejero de de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul ha explicado en este día que «los resultados obtenidos en estos últimos años son un aliciente para seguir trabajando con rigor, compromiso e inversión; no debemos perder de vista que este es el principio de un camino que deberemos recorrer todos juntos, de la mano, para seguir avanzando en la consolidación de la especie con colaboración, mano tendida y compromiso en este camino».

Proyecto Life Lynxconnect

La Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul forma parte del proyecto de cooperación transnacional Life Lynxconnect que consta de 34 acciones transversales diseñadas para lograr de manera más eficiente los objetivos. Gracias al trabajo conjunto que se ha llevado a cabo durante los últimos 20 años con los proyectos de recuperación del lince ibérico en el marco LIFE, liderados por Andalucía, la UICN ha sabido reconocer el trabajo exitoso realizado y el lince ibérico deja de estar ‘en peligro de extinción’ y pasa a ser una especie ‘vulnerable’.

Este proyecto constituye uno de los pilares de la política de conservación y protección de las especies amenazadas que realiza el Gobierno de Juanma Moreno. El actual proyecto trabaja en promover la conectividad entre todos los núcleos, para permitir el flujo genético natural entre poblaciones y hacer la población en su conjunto viable a largo plazo sin necesidad de intervención humana.

Los esfuerzos de conservación de este emblemático felino se han centrado principalmente en aumentar la abundancia de su presa, el conejo europeo, que se encuentra actualmente en peligro de extinción con una reducción del 70 % en su población. Por otro lado, dado que el lince sigue expuesto a una serie de amenazas causadas por factores humanos, como la caza ilegal y el furtivismo, también se han llevado a cabo acciones para evitar este tipo de delitos. Igualmente, se han puesto medidas para la prevención de atropellos en algunas de las carreteras que cruzan sus territorios, ya que la muerte por atropello es la primera causa de mortalidad no natural.

El Gobierno del PP de Andalucía sigue apostando por la protección de esta especie, seguirá centrando su esfuerzo en campañas de concienciación a la población y en la adaptación de cartelería y señalización en zonas linceras al lado de la carretera.

La expansión de la presencia del lince a Murcia y Sierra Arana es uno de los éxitos del proyecto, ya que se ha logrado que ambas zonas se conviertan en dos nuevos hábitats de lince desde su reintroducción en diciembre de 2022 con la liberación de un total de 14 linces ibéricos hasta la fecha, un dato sin precedentes, puesto que esta especie no estaba presente en la zona desde hace 40 años.

Estos datos reflejan, por un lado, el éxito de las políticas medioambientales que se están llevando a cabo desde Andalucía para salvaguardar la biodiversidad y el medio ambiente y, por otro lado, que la población de lince ibérico comienza a ser autosuficiente en nuestra tierra.

Ahora, la nueva meta es lograr que su población alcance las 750 hembras (ahora son unas 400) entre 3.000-3.500 ejemplares, para considerarlo de forma definitiva una especie fuera de peligro.