• Jessica Trujillo, diputada en el Parlamento de Andalucía: «Los andaluces participan en el Parlamento andaluz desde el momento en el que ejercen su derecho al voto en las elecciones»
  • El Parlamento de Andalucía es la máxima expresión de todos los andaluces, «donde se le da voz al ciudadano, sin sectarismos y se debaten diariamente cuestiones que afectan directamente a calles, a barrios, a pueblos y a provincias”.

El Día Internacional del Parlamentarismo se celebra cada año el 30 de junio. Dicho día internacional se estableció en 2018 a través de una Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas. Un día particularmente importante en este momento crítico para la democracia parlamentaria, cuando la sociedad está perdiendo afección por en las instituciones políticas y la democracia misma se enfrenta a nuevos desafíos.

Con el propósito de dar a conocer a los andaluces para qué sirve y cómo repercute su funcionamiento en el día a día el Parlamento de Andalucía, Jessica Trujillo, diputada por la circunscripción de Málaga nos ayuda a responder a este interrogante.

«El ciudadano de a pie, lo primero que tiene que entender es que esta es la casa de los andaluces», además incide en la idea de que es «un lugar donde se le da voz a todos los andaluces, sin sectarismos«. En esta Cámara están representados todas las opciones políticas, “todos los colores, todos los puntos de vista”.

Jessica Trujillo explica que el Parlamento sirve para mejorar la vida de los andaluces y andaluzas, «que es el trabajo de todos y cada uno de los diputados, estén en el Gobierno o en la oposición». Las decisiones tomadas en el Parlamento andaluz son de gran envergadura e influyen de manera directa en la vida diaria de cada ciudadano, “se debate diariamente cuestiones que afectan a calles, a barrios, a pueblos y a provincias”.

Jessica asegura que en el Parlamento de Andalucía se tratan «temas muy diversos», como por ejemplo la futura aprobación de una ley de vivienda enfocada a facilitar el acceso a los jóvenes, anunciada en el debate de política general por el presidente, Juanma Moreno. Además, Trujillo destaca el funcionamiento y utilidad, en muchas ocasiones invisibles, de las distintas comisiones establecidas en el Parlamento. “Es un foro muy importante, muy útil, reducidos y enfocados a tratar cuestiones más concretas de cada Consejería, donde se encuentran representados todos los grupos políticos”. En esas “tres o cuatro horas” de cada comisión se abordan cuestiones de municipios y provincias concretas, lo cual, según ella, «quizás mucha gente no conoce”. Además, esas cuestiones, “muchas de ellas pasan a ser debatidas en el pleno, “que se entiende que ya cuentan con la representación política y democrática de todos los andaluces”.

Función legislativa

¿Y cómo un andaluz puede ser partícipe del Parlamento? «Los andaluces participan en el Parlamento andaluz desde el momento en el que ejercen su derecho al voto en las elecciones«. En este sentido, resalta que todos los diputados «tenemos que entender que aquí no hacemos otra cosa más que darle voz a todos los andaluces y las andaluzas». “Nosotros estamos aquí representando el voto de todos y cada uno de los andaluces”, en esta línea Trujillo insiste en que “la manera en la que tenemos de participar en lo que aquí se dirime es votando. Pero también representamos y tenemos que legislar y tenemos que dar voz a todos aquellos andaluces que no votan y que no votan al Partido Popular de Andalucía como opción. Hay que representar a todo el mundo”.

Sobre el proceso legislativo, afirma que «la entrada en vigor de una ley siempre se tiene que poner en marcha desde el consenso«. Además, asegura que es “indiscutible” que se aceptan muchas enmiendas de todas las proposiciones que se llevan al Parlamento, de manera que “se tienen en cuenta el punto de vista de todos y cada uno de los partidos políticos que aquí están representados” y que las leyes que emanan del Parlamento “contienen esas disposiciones que de verdad tienen que ser de utilidad y satisfacer las demandas de los andaluces”.

Función de control

Pero las competencias del Parlamento, no solo son legislativas, también de control. Sobre este asunto Jessica Trujillo explica que «la función de control es la función que legítimamente tiene que ejercer la oposición al Gobierno«. Sin embargo, critica que a veces esta función «se usa para tergiversar o para intereses partidistas», insistiendo en que debe emplearse para “contribuir y construir consensos desde la oposición que mejoren la vida de todos los andaluces”. Por consiguiente, sin la función de control ejercida por la oposición, «el parlamentarismo a ningún nivel, ni a nivel local, ni del Congreso de los Diputados, ni del Senado, se entendería«.

En definitiva, el Parlamento de Andalucía es la máxima expresión de todos los andaluces y desde donde se puede dar voz a cualquier necesidad que tenga el ciudadano, sea de la competencia del Parlamento andaluz, o bien sirva de herramienta para solicitar cualquier asunto al Gobierno de España.